Reseña del Sr. Sung Hak Baik.




Nacido en Manchuria, China en 1940, se mudaron a Corea del Norte con su Madre luego de la muerte de su padre. Su madre le cuidaba pero fue puesto a la fuerza en un bote y enviado a Corea del Sur debido a la invasión de las tropas chinas. A los 10 años se convirtió en un niño huérfano y sin hogar.

En Corea del Sur y con la guerra, el niño Baik sobrevivió gracias a la ayuda y el cariño de un soldado norteamericano que le salvo la vida y le hablo sobre los valores cristianos y espirituales, a quien el llamaba Bill. Sin la posibilidad de ingresar a la escuela por ser huérfano y no tener hogar, fue contratado por una fábrica de sombreros como misceláneo, como era esforzado y diligente fue promovido a ventas y 2 años después administraba 2 fábricas.

El 5 de febrero de 1959 abre su propio negocio con una tienda de sombreros en una calle muy transitada y debido al éxito de estos se traslada a un local mas grande donde desarrollaba nuevos productos gracias a diseños que observaba en los catálogos de los soldados americanos. Es en 1964 que inicia la exportación con ventas a Japón, un año después y gracias a la excelente calidad del producto se inician las primeras exportaciones a Estados Unidos.

Durante la guerra de Corea y en medio del fuego del enemigo Baik rezo y le dijo a Dios que si le permitía seguir vivo en este sitio el construiría un nido de tranquilidad y amor para los desafortunados como él, su sueño y promesa se vieron cumplidos cuando en 1985 se inauguro la Villa Baik una pequeña ciudad ubicada en un terreno de más de 17 hectáreas donde se construyeron ocho edificios, una iglesia, una clínica, un dormitorio para mujeres, otro para hombres, otro para ancianos, la casa de amor de Billy para albergar impedidos, el centro de Adiestramiento y el gran comedor.






Historia del Hogar Baik.


La Asociación Pro Hogar de Niños Baik es una organización no gubernamental sin fines de lucro, que se ubica 1 km. al Sur de la Iglesia Católica de Guadalupe en Cartago, Contiguo al Colegio Francisca Carrasco.

Es una alternativa de atención integral, de tipo residencial y de carácter temporal, que alberga en forma transitoria a 20 niños y niñas, que por distintas circunstancias de riesgo social fueron referidos por el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) para ser atendidos en la institución.

La Alternativa de atención integral surge a partir de que, alarmada la Iglesia Católica por el sin número de niños en abandonos, sin posibilidades de educación, salud y sin tener la oportunidad de crecer e integrarse socialmente, aporta su granito de arena creando el Hogar Baik. Este fue fundado en julio de 1995 por Monseñor Román Arrieta Villalobos, en la ciudad de Cartago, distrito de Guadalupe (Arenilla).

Dicho Hogar, busca contribuir con otras instituciones del Estado en el rescate de aquellos niños y niñas que abandonados por sus padres biológicos, ya sea por irresponsabilidad de los mismos o por otras causas, puedan encontrar en la Iglesia una madre amorosa que les brinde una oportunidad de desarrollarse integralmente como seres humanos.

Durante una visita al país del señor Sung Hank Baik, empresario Coreano a nivel mundial, manifiesta su intención de ayudar a los necesitados de América Latina y aunque creía que Costa Rica era un país sin problemas sociales muy pronto se convence de lo contrario y de esta manera, con la colaboración de Monseñor Román Arrieta Villalobos, Pbro. Fernando Sancho, Don Luis Alberto Monge, Jorge Manuel Dengo, Marcos Salas y otros, iniciaron el planteamiento de un proyecto a favor de los niños en riesgo social.

La iglesia ofreció un terreno propiedad de las temporalidades ubicado en Guadalupe de Cartago el cual fue comprado por el Sr. Baik, luego el contrato la construcción del edifico y cuando estuvo terminado se le dio el equipo y mobiliario necesario para su operación.

Para administrar esta casa, la curia Metropolitana estableció un convenio con la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Asunción, tomando en cuenta su vasta experiencia en el Hogar Cristiano de Puntarenas, donde se atienden niñas en riesgo social.

Como apoyo a las Hermanas religiosas, se determinó crear una Junta Directiva que velara por el desarrollo de la institución y el bienestar de sus menores acogidos.